Usted está aquí

4. El balance

El balance, que comprende, con la debida separación, el activo, el pasivo y el patrimonio neto de la empresa, sufre cambios importantes en relación con el modelo del PGC 1990, que reproducimos a continuación:

 

 

Las partidas de accionistas por desembolsos no exigidos y de gastos a distribuir en varios ejercicios desaparecen del activo del balance, ya que no reúnen los requisitos para su consideración como activos.

Cuando existan compromisos pendientes de aportación por parte de los accionistas, éstos figurarán en el patrimonio neto minorando la cifra de capital.

En cuanto a los gastos a distribuir en varios ejercicios, la partida más característica en el plan anterior «gastos por intereses diferidos» no existe en el nuevo plan, ya que las deudas no incorporan en ningún caso intereses no devengados, que era lo que recogía esta cuenta del PGC 1990.

En relación con las partidas eliminadas del pasivo, desaparecen los ingresos a distribuir en varios ejercicios cuya partida más frecuente, las subvenciones de capital, pasan a formar parte del patrimonio, netas de impuestos. En definitiva, se incorpora al balance un criterio establecido en una resolución del ICAC, relativa al cálculo del patrimonio neto en relación con dichas subvenciones.

Los antiguos ingresos por intereses diferidos desaparecen por los mismos motivos que los gastos por intereses diferidos. Se trataba de intereses no devengados que deben minorar los créditos a los que corresponden. Tampoco tiene cabida la cuenta relativa a diferencias positivas en moneda extranjera, que ahora se integran en el resultado y no se llevan al balance.

En cuanto a las provisiones, desaparece el epígrafe específico del balance, ya que las provisiones se integran dentro de las deudas.

El balance del nuevo texto legal puede resumirse en los siguientes epígrafes:

 

 

El activo se clasifica en activo corriente y activo no corriente.

Activo corriente

En esta categoría se incluyen aquellos activos que se espera vender, consumir o realizar en el ciclo normal de explotación, que con carácter general no excederá de un año, así como otros activos cuyo vencimiento, enajenación o realización se espera que se realice en el plazo máximo de un año. También forman parte de esta categoría los activos financieros clasificados como mantenidos para negociar y el efectivo y otros activos líquidos equivalentes.

Si tomamos el modelo del balance el activo corriente está formado por las siguientes partidas:

  • Activos no corrientes mantenidos para la venta.
  • Existencias.
  • Deudores comerciales y otras cuentas por cobrar.
  • Inversiones en empresas del grupo y asociadas a corto plazo.
  • Inversiones financieras a corto plazo.
  • Efectivo y otros activos líquidos equivalentes.
  • Periodificaciones.

Activo no corriente

En esta categoría se incluyen los demás elementos del activo, es decir los que no son activos corrientes, entre los que podemos citar los siguientes:

  • Inmovilizado intangible.
  • Inmovilizado material.
  • Inversiones inmobiliarias.
  • Inversiones en empresas del grupo y asociadas a largo plazo.
  • Inversiones financieras a largo plazo.
  • Activos por impuesto diferido.

Como diferencias más destacables en relación con el modelo anterior podemos citar las siguientes:

  • Desaparecen del activo las siguientes partidas:

– Accionistas (socios) por desembolsos no exigidos (ahora minoran el patrimonio neto).

– Gastos de establecimiento (ya no existen).

– Acciones propias (ahora minoran siempre patrimonio neto).

– Gastos a distribuir en varios ejercicios (ya no existen).

  • Se establecen algunos epígrafes nuevos, entre los que cabe destacar los siguientes:

– Activos por impuesto diferido.

– Activos no corrientes mantenidos para la venta.

– Inversiones inmobiliarias.

  • No se desglosan las correcciones valorativas. Los inmovilizados aparecen netos de las cuentas compensadoras. La información de las cuentas compensadoras se facilita en la memoria.
  • Se establece la obligación de mostrar una mayor información de las inversiones en empresas del grupo y asociadas mediante una clara separación entre ellas.
  • Las existencias de producción de ciclo superior a un año, sean éstas «productos en curso» o «productos terminados», deben ser desglosadas de modo que figuren separadamente las de ciclo corto y las de ciclo largo.
  • Los deudores por tráfico con vencimiento superior a un año deben desglosarse dentro del activo corriente en función del plazo de su vencimiento.

La parte derecha del balance, que en los planes anteriores se denominaba pasivo, ya no se denomina así, ya que además del pasivo incluye también el patrimonio neto, que no es un pasivo.

Patrimonio neto

El patrimonio neto está definido en Marco Conceptual como una magnitud residual, el cual establece que constituye la parte residual de los activos de la empresa, una vez deducidos todos sus pasivos.

Está formado a su vez por tres epígrafes:

  • Fondos propios, que a su vez pueden haber sido aportados por los socios o propietarios o bien tratarse de resultados acumulados que no hayan sido repartidos.
  • Ajustes por cambios de valor, que surgen como consecuencia de la aplicación del valor razonable a algunas partidas del balance.
  • Subvenciones, donaciones y legados.

En relación con el PGC 1990, el concepto de patrimonio neto actual es más amplio que el de fondos propios de dicho plan. Por una parte, se incluye un concepto novedoso como son los ajustes por cambios de valor, inexistente en el plan anterior y, por otra parte, las subvenciones y similares, que ahora forman parte del patrimonio neto, y que en el modelo anterior figuraban en el balance una categoría de ingresos a distribuir en varios ejercicios que ahora ya no existe.

Pasivo no corriente

Son los elementos de pasivo no clasificados como corrientes, entre los que cabe citar:

  • Provisiones a largo plazo.
  • Deudas a largo plazo.
  • Deudas con empresas del grupo y asociadas a largo plazo.
  • Pasivos por impuesto diferido.

Pasivo corriente

Son las obligaciones que espera liquidar en el ciclo normal de explotación, obligaciones con vencimiento o extinción en un plazo máximo de un año desde el cierre y los pasivos financieros clasificados como mantenidos para negociar. Los pasivos corrientes que figuran en el modelo de balance son:

  • Provisiones a corto plazo.
  • Deudas a corto plazo.
  • Deudas con empresas del grupo y asociadas a corto plazo.
  • Acreedores comerciales y otras cuentas a pagar.
  • Periodificaciones.

Algunas novedades que conviene destacar son las siguientes:

  • El patrimonio neto incluye además de los fondos propios los ajustes por cambios de valor y subvenciones, donaciones y legados.
  • Aparecen algunos epígrafes nuevos como los siguientes:

– Otras aportaciones de socios, cuya naturaleza jurídica no está clara. Podría asimilarse a la partida del plan anterior denominada «Aportaciones de socios para compensación de pérdidas».

– Pasivos por impuesto diferido.

– Deudas con características especiales a corto o largo plazo.

– Deudas por operaciones de arrendamiento financiero.

  • En pasivo corriente y no corriente hay un menor nivel de desglose y se incluyen las provisiones a corto o largo plazo, respectivamente.
  • Los acreedores por tráfico con vencimiento superior a un año se desglosarán dentro del pasivo corriente en función del plazo.
  • Los instrumentos compuestos se segregarán en patrimonio neto o pasivo según corresponda a su naturaleza.

 

4.1. Modelo de balance normal

(cuadros)

4.2. Modelo de balance abreviado

(cuadro)

 

AdjuntoTamaño
cuadro2.pdf69.73 KB
cuadro1.pdf93.06 KB

Puede consultar nuestras condiciones generales y política de protección de datos

© 2015. Centro de Estudios Financieros contactar